Reportajes

Aquí encontraréis una serie de reportajes relacionados con el mundo de la alimentación. Esperamos que disfrutéis de ellos. 


Mi Vaca y yo o el cuento de la Lechera. Los Lácteos.

Generalmente, gran parte de las alergias e intolerancias alimentarias desaparecen al eliminar de la dieta el azucar y los lácteos. Conviene saber que un gran número de alergias de origen alimentario se esconden bajo los más diversos síntomas. Uno puede tener, por ejemplo, dolores de cabeza, sinusitis, dolores reumáticos o cambios de humor y, en realidad, estar sufriendo una alergia alimentaria.

En general, los lácteos producen mucosidades y contribuyen a que aparezcan enfermedades respiratorias y en combinación con el azúcar y la carne, problemas de tipo reumático y arteriosclerosis. Por lo que respecta en concreto a la leche de Vaca, conviene saber que las Vacas están tratadas con antibióticos, medicamentos y piensos, los cuales no resultan beneficiosos para la salud humana. La leche de Vaca es, además, muy rica en hormonas de crecimiento, por lo que hay quien la vincula con el desarrollo del cáncer, dado que estas hormonas estimulan el crecimiento de los tejidos. Por otra parte, los helados, combinación de leche y azúcar, son responsables de muchas otitis y otros desarreglos auditivos y también de muchos problemas de garganta.

La leche es un alimento adornado de tópicos, por ejemplo el del calcio. Evidentemente, los lácteos son muy ricos en calcio, pero para que el cuerpo pueda asimilarlo adecuadamente necesita contar con otros elementos, por ejemplo el magnesio, el boro o la vitamina D. Y la leche es muy pobre en magnesio. De ahí la paradoja de que en muchos países en que se consumen grandes cantidades de calcio haya mucha gente que sufra osteoporosis. En cambio, en los países orientales donde no se toma la leche de origen animal se dan muchos menos casos de osteoporosis. Y es que no es tan importante el aporte de calcio como el equilibrio dietético general. Debido a su carácter frío y a que es un alimento de difícil digestión, la leche, además, ejerce un efecto sedante sobre la energía digestiva en general y sobre la secreción gástrica en particular, con lo que se puede dificultar la absorción del calcio.

Por suerte, el calcio está presente en muchos otros alimentos. Podemos destacar como fuentes ricas en calcio las algas, las semillas, las legumbres, las verduras en general y las crucíferas en particular (la col, el brócoli, etc).

De hecho, el problema no es sólo si ingerimos suficiente calcio, sino también si el tipo de dieta que seguimos consume nuestras reservas de calcio y, por extensión, del resto de minerales. ¿Qué alimentos lo hacen? Pues todos los que acidifican nuestra sangre y nuestros tejidos. En primer lugar, y de forma destacada, los azúcares simples y el alcohol. También producen los mismos efectos el exceso de proteína animal, las grasas, los fritos y los alimentos ricos en fósforo -carnes rojas, embutidos, refrescos, etc.

Por otra parte, ¿por qué se calcifican algunos órganos? Precisamente porque el calcio, muchas veces presente en demasía en el organismo a causa de un elevado consumo de lácteos, es utilizado por el cuerpo como elemento mineral para paliar el exceso de acidez en los tejidos.

La leche no deja de ser una emulsión de proteína y grasa, con lo que deviene una buena fuente nutritiva. Lo que debemos saber es que podemos optar entre leches de origen animal y leches de origen vegetal. Ya hemos comentado algunos de los defectos de las primeras, pero es que, además, no hemos de olvidar que cuando tomamos leche de Vaca ingerimos a la vez una elevada cantidad de hormonas y fármacos que han sido suministrados al animal durante su crecimiento y para aumentar su rendimiento. Ciertamente, los niños alimentados con leche de Vaca crecen más rápidamente, se desarrollan estructuralmente más deprisa, pero no sucede lo mismo a nivel cerebral ni en lo que respecta al sistema nervioso. La leche de Vaca está "diseñada" por la naturaleza para lograr que un ternero crezca rápidamente, no para el crecimiento de un ser humano. Existen estudios que demuestran, por una parte, que la cantidad de aminoácidos de la leche de Vaca, así como la calidad de éstos, distan mucho de la cantidad y la calidad de los aminoácidos de la leche materna, y, por ello, que el niño no puede metabolizar algunos de los aminoácidos presentes en exceso en la leche de Vaca, con lo que se acumulan en las bases cerebrales. Las leches vegetales resultan mucho más recomendables por su composición y naturaleza: no contienen caseína ni el contenido en grasas saturadas y proteínas con efecto antigénico -es decir, creador de alergias- que contiene la Vaca. En el mercado, podemos encontrar leche de soja, de avena, de arroz, de quinoa, de almendra. Para el consumo regular, las más equilibradas son la de avena, la de arroz y la de almendras.

Mi Vaca la perdí hace medio año. Tú decides que hacer con tu Vaca y sus derivados.


Fuente: Dr. Jorge Pérez-Calvo. Soler. Montse Bradford



Mesas de huerto urbano


¿Un huerto en nuestro jardín o incluso en nuestro balcón? Sí, amigos. No sólo es posible, sino que es una práctica cada vez más extendida, no sabría deciros si es por la crisis o por una verdadera voluntad de volver a lo natural. Sea como fuere, estas mesas cada vez se ven más en la ciudad. Yo mismo tengo una y he de deciros que es un auténtico lujo comer tus propias lechugas, pepinos, tomates, berenjenas, zanahorias y un sinfín de alimentos más. Tengo incluso especias que hacen las mil maravillas en los platos que cocino.


Container gardening:carrots and onionsLas lechugas que planté tardaron un mes escaso en alcanzar un tamaño igual o superior al que tienen las que compramos en tiendas. He decir que, salvo alguna espigada (las llamadas lechugas "bordes"), el resto estaban asombrosamente sabrosas. Quizás no os hayáis percatado de ello, pero las hortalizas de la mayoría de supermercados apenas tienen sabor. Al menos, habiendo probado las de mi propio cultivo, yo ya no se lo encuentro. En unos dos meses también he conseguido tener pepinos. Las berenjenas están asomándose tímidamente hasta haber alcanzado unos tres centímetros. La fresera está en todo su esplendor y los ajos tiernos y los cebollinos hace ya tiempo que están listos para comer. Tengo también una ligera "sobre-producción" de tomates, los cuales no los tengo en la mesa sino en tomateras aparte. En cuanto a especias, por el momento tengo: orégano, perejil (del normal y del francés), menta y cilantro. No me olvido de la patatera (esta va a su ritmo...), de las zanahorias (no muy alegres) y de las sandías (crucemos los dedos y esperemos que al menos una, llegue al veranito). Estoy germinando también un aguacate, siguiendo las instrucciones del siguiente vídeo. Por el momento, ya tengo raíces de tres centímetros.





En líneas generales he de decir que mi huerto está funcionando a las mil maravillas. E truco: sol, mucha agua y estar encima de lo que planto, al fin y al cabo, no dejan de ser seres vivos. Sobre qué mesa escoger, esto puede acabar siendo todo un dilema. Yo tengo una mesa de dos metros de largo, uno de ancho y un metro de alto. Medidas más que suficientes. La mesa es de madera y si bien, este material es generalmente el más caro, por mi parte estoy más que satisfecho. Esto es salud amigos, nadie más que vosotros sabréis el cuidado que le habréis dado a lo que coméis.

Huerto Urbano en Palma de Mallorca
En cuanto a libros, os recomendamos  "El Huerto Urbano", de  Josep Mª Valles. Con esta guía práctica aprenderás los trucos para cultivar en recipientes pequeños todo tipo de verduras (tomates, lechugas, espinacas, maíz...), con consejos para el cultivo, ejemplos de programaciones, trucos para combatir las plagas y las enfermedades y 19 fichas de hortalizas para todas las épocas del año.


Free Tomato Cursors at www.totallyfreecursors.com
UA-32399267-1
Directorio de Gastronomía